Nuevo Mazda3

Mazda iniciará la comercialización de la nueva generación del Mazda3 a finales de febrero de 2019, en una primera etapa con la carrocería compacta de 4,46 metros de longitud, y con dos motores -gasolina 2.0 de 122 CV y diésel 1.8 de 116 CV- hasta que, unos meses después, comiencen a llegar nuevas versiones mecánicas y la carrocería sedán.  

Si hace un par de años Mazda presentaba un restyling para su compacto Mazda3; ahora en 2019 llega una nueva generación, es decir, un modelo totalmente nuevo. Se presentó en el Salón de Los Ángeles el pasado mes de noviembre y llegará a España a finales del próximo mes de febrero.  

Con más de 6 millones de unidades vendidas desde su lanzamiento en 2003, el Mazda3 es un modelo global de gran importancia estratégica, que ha contribuido al crecimiento tanto desde una perspectiva de negocio como de marca. El modelo ha ofrecido a conductores de todo el mundo ese placer de conducción tan característico de Mazda y ha sido un pilar para la producción en las principales plantas de fabricación de la compañía.

Diseño más dinámico e interior con pantalla de 8,8 pulgadas 

El nuevo Mazda3 exhibe un lenguaje de diseño Kodo más evolucionado que explora la esencia de la estética japonesa. Aunque el diseño general presenta una forma sencilla, que parece estar hecha de una sola pieza, las sutiles ondulaciones de la superficie de la carrocería cambian con las luces y los reflejos, aportando una sensación de vida al vehículo. El resultado es una expresión de vitalidad más rica y potente que en modelos Kodo precedentes. Las versiones 5 puertas y Sedán del Mazda3 poseen personalidades muy diferenciadas. Así, mientras que el 5 puertas es ante todo dinámico, en el Sedán prima la elegancia. El nuevo Mazda3 incorpora una pantalla central de 8,8 pulgadas. Se maneja fácilmente con el mando giratorio HMI commander y dispone de un nuevo sistema de guiado intuitivo que contribuye a un manejo más cómodo. 

El nuevo Mazda3 también ha adoptado la arquitectura denominada SkyActiv-Vehicle Architecture, diseñada para que los ocupantes del vehículo capitalicen al máximo su sentido natural del equilibrio. La gama de motores está compuesta por las mecánicas SkyActiv-X, SkyActiv-G y SkyActiv-D más avanzadas. Todas ellas ofrecen un control suave y directo del acelerador bajo cualquier circunstancia de conducción. De acuerdo con su filosofía de diseño articulada en torno al ser humano, Mazda ha mejorado notablemente los atributos fundamentales de conducción del coche, de modo que acelerar, girar y frenar sean acciones absolutamente naturales.

Inicialmente, un gasolina de 122 CV y un diésel de 116 CV  

 La gama de motorizaciones de gasolina del nuevo Mazda3 para Europa está formada por los motores 1.5 l (inicialmente no disponible en España) y 2.0 l Skyactiv-G más avanzados de la marca. Los dos tienen una geometría optimizada de los pistones y los puertos de admisión, inyección de combustible en varias fases y una válvula de control de refrigerante, con una mejora generalizada del comportamiento dinámico, el consumo y el respeto por el medio ambiente. 

También se encuentra disponible un motor diésel 1.8 l Skyactiv-D. Esta unidad monta piezoinyectores multiorificio de respuesta ultrarrápida, que producen una inyección multietapa a alta presión, con un control muy preciso. Se caracteriza por un equilibrio más ajustado entre consumo de combustible, funcionamiento silencioso y reducción de los gases de escape. Igualmente, su comportamiento es más suave y robusto. 

Mayor aislamiento acústico

Con el fin de mejorar las cualidades básicas del aislamiento —fundamentales para reducir la rumorosidad—, el nuevo Mazda3 incorpora, por primera vez en Mazda, una estructura de “doble panel” con un espacio entre la carrocería y la moqueta del suelo. Si consideramos la moqueta y el panel de la carrocería como dos paredes, y después las adaptamos a las características del material de fibra que está unido a la moqueta, es posible incrementar la eficiencia sonora sin aumentar el peso. Igualmente, se ha reducido en todo lo posible el número de orificios en la moqueta; como resultado, el aislamiento sonoro ha mejorado sensiblemente. 

Las medidas para reducir el ruido de rodadura se han centrado en minimizar el ruido y las vibraciones, y en evitar que, cuando se registren cambios en el firme, el ruido se transmita a los oídos de los ocupantes del habitáculo de una forma lineal. Las cualidades de absorción del revestimiento del techo y las alfombrillas del suelo han mejorado y suprimen con efectividad el ruido de alta frecuencia. Los neumáticos se benefician de una acción vertical optimizada de los muelles y de una mayor rigidez en los posibles puntos de entrada. Ambos factores ayudan a evitar la transmisión de vibraciones no deseadas al habitáculo. Los sonidos y vibraciones admisibles se transmiten al interior sin retardos y contribuyen a un entorno tranquilizador y confortable. 

Seguridad activa i-Activsense 

El nuevo Mazda3 se encuentra disponible con el nuevo sistema Driver Monitoring, de nuevo desarrollo. Este sistema hace uso de una cámara infrarroja y un led infrarrojo para observar el estado en que se encuentra el conductor. Comprueba si el conductor tiene los párpados abiertos —y cuánto—, el número de veces que pestañea e incluso el ángulo de la boca y del rostro, para determinar niveles de somnolencia o fatiga. Igualmente, lleva un seguimiento de la línea de visión del conductor y de su movimiento de ojos, con el fin de detectar pérdidas de atención. Si el sistema considera que existe una situación peligrosa, hace sonar una alarma que avisa al conductor. También se combina con el sistema de Frenada de emergencia (SBS) para acortar el tiempo necesario hasta que se activa la alerta de frenado. 

El nuevo Mazda3 cuenta con Alerta de tráfico delantera (FCTA). Este sistema utiliza unos novedosos radares frontales para detectar otros vehículos que se acercan por los ángulos muertos de la parte delantera a la derecha o a la izquierda, y advierte al conductor de su presencia. Con ello se previene una causa común de accidentes, cuando un coche entra en un cruce con mala visibilidad. 

También se encuentra disponible en el Mazda3 el nuevo sistema de Asistencia en condiciones de tráfico y crucero (CTS). El CTS ayuda a reducir la fatiga del conductor prestándole asistencia con el acelerador, el pedal del freno y los giros de volante durante las retenciones en autopista. De paso, favorece una experiencia de conducción más segura, cómoda y tranquila en condiciones que demandan el uso constante de funciones asistidas.