Peugeot 508 SW

El próximo mes de enero la atractiva versión SW del nuevo Peugeot 508 llega al mercado con una silueta muy dinámica, de 4,78 metros de longitud y un maletero de 530 litros ampliables a 1.780 litros. Viene con tres diesel y dos gasolina de entre 130 y 225 CV, y en la segunda mitad de 2019 se añadirá una versión híbrida enchufable con 50 km de autonomía eléctrica.   

Poco después de inicio de la comercialización de la segunda generación de la berlina 508, Peugeot anuncia la inminente llegada de la atractiva versión familiar denominada 508 SW. El nuevo Peugeot 508 SW revoluciona los códigos de un mercado tan reñido como el de los breaks del segmento D con una propuesta que se inspira en el universo de los shooting brakes. Con una silueta muy dinámica, el nuevo Peugeot 508 SW destaca por su diseño impactante. Logra conjugar a la perfección una elegancia deportiva con un gran sentido práctico, que se manifiesta en su habitabilidad y en un amplio maletero, al que se puede acceder fácilmente.
Equipado con la última generación del Peugeot i-Cockpit, su radio de giro reducido le hace brillar en cualquier trayecto, desde enfrentarse al tráfico al centro de las ciudades a realizar grandes viajes por autopista.  Como no puede ser de otra manera en un Peugeot, la excelencia de las suspensiones del Peugeot 508 SW combinan un notable tacto de la carretera con un control perfecto de los movimientos de la carrocería. Su diseño, centrado en la eficacia, la seguridad y un confort de alta gama, promete sensaciones intensas. 

Mecánicas eficientes de 130 a 225 CV

En el nuevo Peugeot 508 SW se ha puesto toda la carne en el asador para alcanzar valores nunca vistos de emisiones de CO2. Se ha trabajado exhaustivamente en la arquitectura del vehículo, sus volúmenes, la optimización de las dimensiones, la reducción del peso, la aerodinámica y los motores. Este modelo cuenta con la nueva generación Euro 6.c de mecánicas PureTech y BlueHDi (con tecnología SCR generalizada), que se presentó en la berlina.
En gasolina se ofrecen dos versiones con el motor PureTech de 1.6L de cilindrada:
--PureTech 180 S&S EAT8
--PureTech 225 S&S EAT8
En diésel, se puede elegir entre treso versiones BlueHDi, con cilindradas de 1.5L y 2.0L:
--BlueHDi 130 S&S (manual o automático EAT8).
--BlueHDi 160 S&S EAT8.
--BlueHDi 180 S&S EAT8.

Todas estas mecánicas ya están homologadas siguiendo la norma Euro 6.d temp, que anticipa las exigencias de la norma Euro6.d, en vigor a partir de enero de 2020, especialmente las que afectan a las emisiones de óxidos de nitrógeno. Las cifras de las emisiones de CO2 están entre las mejores de su categoría y tienen en cuenta las nuevas disposiciones técnicas del procedimiento WLTP, que consiste en acercar los consumos homologados a los que obtiene el cliente durante su utilización. En modo ECO en la familia PureTech, la caja de cambios automática EAT8 pasa automáticamente a modo Neutro (freewheeling). Esta función está disponible en velocidades de 25 Km/h a 130 Km/h, cuando las condiciones lo permiten. Se pone en marcha sólo cuando no se detecta ninguna presión sobre los pedales. Este dispositivo, totalmente transparente para el conductor, permite disminuir los rozamientos internos de la caja de cambios y reducir el consumo del vehículo en un 3%.

A mediados de 2019 se presentará la versión gasolina Híbrida "Plug-In" de altas prestaciones 

La gama se ampliará en el segundo semestre de 2019 con una versión gasolina Híbrida "Plug-In" de altas prestaciones, con un modo ZEV (cero emisiones) con una autonomía de 50 Km (en ciclo WLTP), conservando la capacidad del maletero con la implantación de las baterías bajo los asientos traseros. 

Un segmento dominado por los breaks

El segmento D representa un mercado de 1.400.000 vehículos en Europa. La proporción de los breaks sigue siendo mayoritaria desde hace una década, pese a un aumento constante de ofertas y siluetas, como la de los SUV. Uno de cada tres vehículos del segmento D vendidos en Europa es un break. La oferta en este segmento se reparte entre la apuesta tradicional de los grandes breaks de gran volumen, representados, sobre todo en las gamas de las marcas generalistas, y una alternativa premium, que conjuga el sentido práctico de un break con un diseño mucho más dinámico. En este contexto, la elección de Peugeot es clara. Crear un objeto deseable, romper los códigos tradicionales para optar por una morfología atlética y moderna, reservada hasta ahora a algunas marcas de alta gama.

Siguiendo la estela del Peugeot 504, creado hace cincuenta años, la marca siempre ha diseñado sus breaks partiendo de las siluetas de su berlina. De este modo, el nuevo Peugeot 508 SW cuenta con todos los atributos de estilo del diseño radical de la berlina. Adopta una morfología muy dinámica, gracias a sus nuevas proporciones. Gracias a la presencia de barras de techo funcionales y bien integradas en el diseño, es casi tan bajo como la berlina: sólo 1,42 m. Suponen casi 6 cm menos que en la generación anterior de este modelo, lo que supone una óptima aerodinámica manteniendo un espacio a la altura de las cabezas que cumple los cánones del segmento. Con 4,78 m de longitud (sólo 3 cm más que la berlina y 5 cm menos que su antecesor), el perfil del nuevo Peugeot 508 SW revela unas líneas tensas y fluidas, coronadas por una línea de techo baja y estirada.

Estilo coupé, con puertas sin marco

Sus puertas sin marco, algo único en un break de una marca generalista, permiten tanto afilar como dar un aspecto más dinámico a la silueta, además de reducir las superficies acristaladas. Los juegos y enrases se han ajustado al mejor nivel, mientras que las ruedas se han adaptado para cubrir perfectamente sus pasos. Además, se ha suprimido la antena del techo, que ha pasado a ser una serigrafía. Su línea exterior es poderosa y se inspira en la gama alta. El frontal es impresionante, como el de la berlina. Con sus faros Full LED y la firma luminosa vertical que generan las luces diurnas de LED opalescentes, el nuevo Peugeot 508 SW exhibe una identidad fuerte y exclusiva, subrayada por el león, situado en el centro de la calandra, y el logo "508" en la punta del capó.

La zaga sugiere potencia y modernidad, con la moldura horizontal, de color negro brillante, enmarcada por las luces traseras Full LED tridimensionales, idénticas a las de la berlina. Estas luces, iluminadas tanto de día como de noche con una intensidad que se adapta al entorno, permiten una lectura permanente y evolutiva de las garras, que van desde el perfil del vehículo hasta la zaga. En cuanto a las doble cánulas de escape cromadas, asientan estéticamente al vehículo y le confieren una sensación de aún más dinamismo.

Portón manos libres y hasta 1.780 litros de capacidad

El acceso al maletero se realiza a través de un portón práctico (que puede ser motorizado y manos libres), en el que se ha dado prioridad a la facilidad de uso. El umbral de carga es bajo y amplio (6 cm más bajo que la berlina, a sólo 63,5 cm del suelo y 2,4 cm más amplia). La bandeja del maletero, que puede abatirse fácilmente, permite una visibilidad inmediata del conjunto del maletero. Con una capacidad de 530 litros bajo bandeja, sus formas son sencillas y es totalmente aprovechable. Este volumen bajo bandeja es similar al de la versión break anterior (560 litros).  Más allá de su vocación práctica, la entrada del maletero destaca por un acabado cuidado, con un umbral de acero inoxidable que hace más fácil la carga de equipaje. Unos raíles de suelo de aluminio están presentes en el acabado GT. Además, una red de retención de carga permite compartimentar eficazmente el maletero. Si la modularidad es uno de los rasgos fundamentales de un break, el nuevo Peugeot 508 SW dispone de una banqueta trasera 2/3-1/3, equipada con la función Magic Flat. Este sistema permite abatir, de forma inmediata, las dos partes de la banqueta, por medio de dos mandos a los que se puede acceder desde los lados del maletero. El resultado es un suelo prácticamente plano, en el que se despeja un volumen de carga total de 1.780 litros.

Interior cuidado y depurado con el Peugeot i-Cockpit

Como la nueva Berlina Peugeot 508, la versión SW incorpora la última generación del Peugeot i-Cockpit. El cuidado de los detalles, la precisión de los juegos y enrases y la selección de materiales sitúan al puesto de conducción del nuevo Peugeot 508 SW en un universo altamente tecnológico, atractivo y lleno de elegancia. Una inmersión que se hace posible gracias a:
--Un volante compacto forrado con cuero napa (perforado en los acabados GT Line y GT).
--Un mando eléctrico por impulsos para la caja de cambios automática, que se integra en una consola central que alberga numerosos compartimentos portaobjetos.
--Amplias zonas con decoración en el salpicadero, la consola central y los paneles de las puertas que, según acabados, cuentan con un revestimiento de aspecto carbono o madera natural (roble gris en GT Line/GT y madera selecta de Zebrano sólo en GT).
--Cromo satinado en el volante, los paneles de las puertas, los aireadores, las siete teclas "toggle switches" y el marco de la pantalla táctil central.
--Revestimiento aterciopelado en el interior de la guantera del pasajero (todos los niveles) y las bandejas de los paneles de las puertas delanteras (en GT Line y GT)

Espacio en el habitáculo muy bien aprovechado

La disposición y el volumen de los huecos portaobjetos han sido especialmente cuidados. Es posible colocar dos botellas de 1,5 L en la guantera ventilada y una de 1L en cada bandeja de las puertas y dos de 0,5L en el compartimento central bajo el apoyabrazos (sin contar con los portavasos). Gracias a un ingenioso paso de cables, la gran zona situada cerca de la palanca de la caja EAT8 podrá acoger sin problemas a los smartphones más grandes, si no están recargándose por inducción en el hueco situado bajo la consola.

Los pasajeros delanteros podrán acomodarse en unos asientos envolventes, ergonómicos (con el sello de calidad AGR) y que pueden incorporar cinco programas de masajes multipunto. La gama cuenta con una extensa gama de tapicerías sofisticadas y de alta gama, como el Alcantara o el cuero napa, disponible en dos colores: negro o rojo púrpura (Sellier). En la fila trasera, los pasajeros disfrutan de una banqueta cuyo respaldo tiene una inclinación de 27º, para un mayor confort. La distancia al techo es 4 cm mayor que en la berlina y los ocupantes pueden disponer de un techo practicable panorámico de grandes dimensiones. El acceso a la fila trasera es amplio y cómodo, gracias a las puertas traseras sin marco y a su silueta, que integra la luna de custodia.