Test con el DS7 Crossback

Probamos uno de los SUV premium más interesantes del momento, el DS7 Crossback. La marca de lujo del Grupo PSA ha realizado una apuesta decidida con este modelo, que se caracteriza por un diseño muy sofisticado, un imponente aspecto y un equipamiento muy tecnológico. 

Con sus sorprendentes y cuidados detalles, el DS7 Crossback ha entrado de lleno en el segmento SUV premium, en el cual poco o nada tiene que envidiar a los modelos de las tres conocidas marcas alemanas de prestigio. La apuesta del Grupo PSA por lanzar la marca DS como estandarte del lujo francés está cosechando un éxito considerable, y con este primer modelo lanzado desde que la firma DS es independiente está obteniendo unas cifras muy meritorias de matriculaciones en España (superó las 2.000 unidades en 2018). Y la expansión de la nueva marca va a continuar, pues ya se encuentra inmersa en el lanzamiento del SUV de tamaño más compacto, el DS3 Crossback.

Aspecto imponente

El aspecto del DS7 Crossback es imponente, con una carrocería de 4,57 metros de longitud, una gran anchura de 1,89 metros y una altura de 1,62 metros. El interior da una gran sensación de amplitud, tanto en las plazas delanteras como en las comodísimas plazas traseras. Además, de espacio para la carga va bien servido, con sus 555 litros de volumen de maletero.

Amplia gama mecánica y de equipamientos

Cuenta igualmente con una amplia gama en materia de motores y equipamientos, tanto con versiones de coste muy razonable con un equipamiento más que suficiente, DS7 Crossback BlueHdi 130 CV Be Chic -muy indicadas para operaciones de Renting- como equipadísimas y prestacionales versiones, DS7 Crossback PureTech 225 CV Grand Chic, que podrán satisfacer al cliente más sibarita

Probamos el DS7 Crossback BlueHDI 180 automático Performance Line 

En Ibercajamotor probamos una versión posicionada en la parte media/alta de la gama, la cual corresponde al motor diesel de 180 CV asociado al cambio automático de 8 velocidades y al nivel de acabados Performance Line; de marcado carácter deportivo. La combinación es realmente brillante, tanto por su mecánica y caja de cambios, que responde con contundencia, suavidad y además requiere poco combustible, como por los detalles de sus acabados, dominados en su interior por una agradable piel Alcántara tanto en los asientos como en el salpicadero.

Con este nivel mecánico y de equipamientos –junto a algunos elementos que “rizan el rizo” como los proyectores Full Led DS Active LED Vision o el reloj BRM en su interior- la impresión de distinción que proporciona este modelo es extraordinaria, con una calidad de los materiales impecable y una carga tecnológica muy elevada. Vamos, que se trata de uno de los SUV más premium a tenor de datos objetivos como la calidad de los elementos utilizados o lo avanzado de su tecnología. El cuadro de mandos es totalmente digital y configurable,  mientras que la generosa pantalla central de 12 pulgadas agrupa la mayor parte de las funcionalidades del vehículo. Sin duda estamos ante un automóvil con personalidad propia y un diseño diferenciador que se erige como el principal exponente del lujo francés.

Cómodo y eficaz al volante

Al iniciar la marcha con nuestro DS7 la “impresión premium” gracias a su conseguida insonorización y a la suavidad de manejo de su cambio de marchas automático de 8 velocidades. El empuje es más que suficiente gracias a su par motor de 400 Nm desde sólo 2.000 rpm, lo que unido a un contenido peso de 1.535 kilos le permite acelerar de 0 a 100 km/h en 9,4 segundos y alcanzar los 218 km/h de velocidad punta. Y lo mejor de todo, su consumo es realmente bajo, con un gasto medio de 5,6 l/100 km. 

En cuanto a comportamiento dinámico, debemos recordar que el DS7 solo se ofrece con tracción delantera, ya que la variante con tracción a ambos ejes llegará a lo largo de este año en forma de DS7 E-Tense, un híbrido enchufable de 300 CV con dos motores eléctricos y 50 km de autonomía en modo 100% eléctrico. 

Nuestra unidad de pruebas demostró un altísimo grado de comodidad combinado con un buen feeling al volante. Posee una elaborada suspensión, y mediante un selector en la consola se puede elegir entre diversos modelos de conducción. En definitiva, un conjunto realmente logrado con un toque diferenciador que le convierten en uno de los SUV más exclusivos del momento.   

Texto y fotos: Enrique Marco (Ibercajamotor.com)