Probamos el mejor SUV de Opel

El Grandland X es el SUV más grande Opel, un modelo de 4,47 metros de largo que rivaliza con el líder Nissan Qashqai y que comparte numerosos elementos con otros miembros de PSA, como el Peugeot 3008. El diesel automático de 177 CV ofrece una gran dosis de refinamiento.

El éxito de los SUV de Opel es notable, con una gama que está compuesta por los demandados modelos de menor tamaño Crossland X y Mokka X (ensamblados en España, Zaragoza), y coronada por el Grandland X (que se fabrica en Francia, Souchaux), un SUV compacto que aunque exteriormente e interiormente no se parezca en nada al Peugeot 3008, en el plano técnico comparten numerosos elementos.

En Ibercaja Renting probamos el Grandland X con la configuración tope de gama, es decir, el motor diesel 2.0 CDTi de 177 CV asociado al cambio automático de 8 velocidades. No obstante, la gama Grandland X ofrece otras tres mecánicas que pueden encajar muy bien para operaciones de Renting, como la diesel 1.5 CDTi de 130 CV, además de las opciones de gasolina 1.2 Turbo de 130 CV y 1.6 Turbo de 180 CV. Para una mayor información de estas versiones, y valorar una cotización, contactar con Ibercaja Renting.

Un estupendo SUV compacto de 4,47 metros de longitud

El modelo Grandland X lleva poco más de un año en el mercado y es el modelo de mayor tamaño de la gama SUV de Opel (4,47 metros de largo, 1,86 metros de ancho y 1,61 metros de alto; además de un volumen de maletero de 514 a 1.652 litros de capacidad). Es por tanto un SUV compacto bastante amplio, tanto en la capacidad real para maletero y mediciones en espacio para las rodillas o la cabeza, como en la sensación de amplitud que da el diseño de su salpicadero.

Además de las motorizaciones y cajas de cambio, se ofrecen las versiones de equipamiento Selective, Selective Pro, Desing Line 120 Aniversario y Ultimate; ya desde el nivel básico muy completo, y con todos los elementos imaginables en el caso de los acabados más altos. Lo que Opel no ofrece con este modelo son versiones de de tracción total 4x4; si bien el sistema de tracción delantera ofrece, opcionalmente, el sistema Grip Control con un control de tracción más evolucionado y diversos modos de uso, que se combina con unos neumáticos de tipo M+S que pueden circular con mayores garantías por terrenos resbaladizos. 

Cómodo y con un gran empuje

Durante la prueba el Opel Grandland X  con este conjunto de  motor y cambio (sólo disponible con el completo nivel de acabados Ultimate) pudimos comprobar como el SUV compacto de Opel proporciona unas sensaciones de conducción muy agradables. Su contenido peso favorece a su comportamiento, que se muestra ágil, y a su consumo, muy razonable para un vehículo de su tamaño y peso; si bien el tarado de las suspensiones va más enfocado al confort que al dinamismo.     
 
Con un par máximo de 400 Nm a 2.000 rpm, el Grandland X 2.0 CDTi acelera de 0 a 100 km/h en 9,1 segundos y alcanza los 214 km/h de velocidad máxima; siendo su consumo medio de 4,9 l/100 km. Se trata de unas cifras más que brillantes, y de hecho las motorizaciones gasolina y diesel de 130 CV podrían resultar más que satisfactorias para la mayoría de los usuarios. En definitiva, con producto de Opel con sinergias PSA muy equilibrado que no tiene nada que envidiar a los líderes en ventas de la categoría, y que en versiones tope de gama como la probada ofrecen un conjunto muy logrado y capaz de colmar las aspiraciones de los conductores más exigentes.

Texto y fotos: Enrique Marco (Ibercajamotor.com)