Test nuevo Fiat 500X

La familia 500 goza de un gran éxito para el renting, con el conocido vehículo urbano como centro de la gama, el 500L como monovolumen, y el 500X como SUV. Probamos éste último ahora que presenta importantes novedades, tanto de diseño como de tecnología y, sobre todo, con la incorporación de unos nuevos motores de gasolina Firefly.

Probamos el nuevo Fiat 500X, un modelo lanzado en 2015 y que ahora recibe importantes novedades tanto técnicas como estéticas y de equipamiento. Y lo hacemos poniéndonos al volante de la nueva generación de motores turbo de gasolina Firefly; pues si bien Fiat sigue ofreciendo una muy buena variedad de mecánicas diesel para este 500X, se espera que en torno a un 70% de las matriculaciones recaigan en las opciones de gasolina. Por todo ello condujimos las dos nuevas opciones Firefly, la de tres cilindros 1.0 de 120 CV y cambio manual, y la de cuatro cilindros 1.3 de 150 CV y cambio DCT de doble embrague.

Buen rendimiento de ambos Firefly turbo

La variante tope de gama en gasolina ofrece unas prestaciones bastante notables (9,1 segundos en aceleración de 0 a 100 km/h y 200 km/h de velocidad máxima) con un contenido consumo medio (entre 6,1 y 6,5 l/100 km) para su nivel prestacional. Además el manejo de la caja de cambios automática (DCT de 6 velocidades) le aporta suavidad y refinamiento en la conducción, si bien también permite una conducción muy ágil al exprimir la mecánica utilizando las levas de cambio ubicadas en el volante. Por su parte, la variante tricilíndrica sorprende por su notable empuje, y de hecho para quien no requiera unas prestaciones de primer orden, ni prefiera el cambio DCT (esta variante sólo está disponible con cambio manual), el Fiat 500X Firefly turbo 1.0 de 120 CV será más que suficiente, ya que se mueve con suma alegría gracias a un par motor de 190 Nm desde sólo 1.750 rpm. Las prestaciones en este caso son de 188 km/h y 10,9 segundos en aceleración de 0 a 100 km/h, mientras que el consumo medio se queda entre 5,8 y 6 l/100 km.

Interior modernizado y conectado

En cualquiera de las dos versiones, la postura al volante y la percepción de calidad de los elementos que nos rodean es buena, sobretodo gracias a la mayor carga tecnológica que presenta tras este restyling. Ahora la nueva pantalla táctil central Uconnect HD Live de 17,7 cm (7") permite la integración total con el smartphone del usuario gracias a las funciones Apple CarPlay y Android Auto, a la vez que entre los dos indicadores analógicos principales se sitúa una pantalla TFT reconfigurable de 8,8 cm (3,5”) con numerosas funciones.

Cambios estéticos que mejoran su imagen 

Por fuera  el nuevo 500X –de 4,26 metros de largo y con un maletero de 350 litros de capacidad- se ha renovado con nuevos grupos ópticos led y faros full-led, y además del modelo de acceso Pop, cuenta con una nueva versión Urban y otras dos bien diferenciadas denominadas Cross y City Cross, las cuales muestran diversos detalles “campestres” que hacen gala de un aspecto más de tipo todoterreno. Además ofrece un equipamiento de seguridad ahora muy completo, con ayudas a la conducción serie en todas las versiones -reconocimiento de señales de tráfico, el avisador de velocidad y el aviso de cambio de carril- u opcionales, como el control de crucero adaptativo, el freno de emergencia autónomo, el detector de ángulo muerto o los faros automáticos entre otros avances.

También opciones diésel y un gasolina 1.6 atmosférico 

En cuanto al resto de versiones, mecánicas, además de la motorización de acceso 1.6 atmosférica de 110 CV, el nuevo Fiat 500X cuenta con una amplia oferta de motores diésel Multijet II adaptados a la normativa Euro 6/D-Temp con un nuevo sistema de reducción catalítica selectiva (SCR) con la inyección de AdBlue. Son los 1.3 de 95 CV, un 1.6 de 120 CV y la variante más completa de todas: 2.0 de 150 CV con tracción 4x4 y cambio automático de convertidor de par (9 velocidades).

Texto: Enrique Marco (Ibercajamotor.com).