Test con el nuevo Citroen Berlingo

El Citroen Berlingo figura entre los cinco vehículos más demandados por renting, pues junto a los Renault Kangoo y Peugeot Partner siempre se ha situado al frente del ranking de matriculaciones de los vehículos comerciales ligeros. Ahora probamos la tercera generación de este práctico y versátil vehículo enfocado a diferentes usos, un modelo que se sigue fabricando en Vigo junto a sus homólogos de Peugeot y Opel. 

La nueva generación del Citroen Berlingo ya está aquí con nuevos argumentos para mantenerse en lo más alto de los vehículos comerciales, tras un camino de éxito que comenzó en 1996 y que le ha llevado a vender más de 3,3 millones de unidades. Se produce en Vigo junto a los nuevos Peugeot Rifter (antes Partner) y Opel Combo, y dispone de una amplia y avanzada gama.

Un aspecto totalmente modernizado
 
Nada más examinar de un primer vistazo esta tercera generación del Citroen Berlingo, vemos como presenta un aspecto exterior en el que sobresale un frontal totalmente diferente que el de su predecesor y con unos rasgos que le identifican claramente con la actual gama de turismos Citroen. Además del clásico modelo furgón destinado casi exclusivamente al trabajo, su amplia gama ofrece unas versiones acristaladas que pueden ser perfectamente utilizadas como monovolumen por autónomos o incluso particulares, pues tanto por puesto de conducción, como por dinámica o equipamiento, los Berlingos más completos no tienen nada que envidiar a los turismos más modernos. 

Dos medidas de longitud y hasta 7 plazas

Su gama está compuesta por dos longitudes (“M” de 4,40 metros y “XL” de 4,74 metros), por habitáculos de 5 o 7 plazas, por 3 acabados y por nuevos y eficientes motores gasolina (1.2 PureTech de 110 y 130 CV) y diesel (1.5 BlueHDi de 75, 100 y 130 CV); incluso asociados los más potentes a una caja de cambios automática de 8 velocidades. Es totalmente personalizable y cuenta con 24 combinaciones diferentes, incluso con un pack XTR que le acerca a la estética y cualidades SUV.

Probamos el Berlingo 1.5 BlueHDi de 130 CV

Probamos la versión diesel más potente, con cambio manual y asociada a un completo nivel de acabados y con el pack XTR. Al volante, salvo por las dimensiones y formas del parabrisas y techo (con mucho espacio en altura para las cabezas), se percibe un logrado acabado propio de los turismos más avanzados. Versiones como esta que se puede ver en las fotos se acercan al concepto de monovolumen, o incluso con detalles de esta versión XTR al de un SUV. Y todavía más selecto se presenta el Berlingo con cambio automático, que despeja la consola con una moderna ruleta de cambio e incluye palancas de cambio tras el volante.

Por dinámica de conducción e insonorización el nuevo Berlingo también destaca sobre las pasadas generaciones, resultando ahora mucho más refinado. Además el nuevo motor 1.5 BlueHDi se comporta de forma notable con un buen compromiso entre buenas prestaciones y contenidos consumos. 

Un vehículo muy versátil y equipado  
  
En cuanto a los detalles de acabados y equipamientos, vemos como el interior resulta muy amplio y modulable, y cuenta con tres asientos independientes en las plazas traseras, que gracias a un sencillo mecanismo se pueden plegar rápidamente y disponer así de un suelo plano con una longitud de carga de 2,70 metros en la versión normal “M” y de 3,05 metros en la larga “XL”; mientras que el volumen de maletero alcanza 100 litros más que su predecesor: ahora 775 litros en la versión de carrocería M. La practicidad del habitáculo es notable, y dispone de nada menos que 28 huecos portaobjetos.  Además puede llevar el sistema de techo Modutop con una gran luminosidad y espacios para pequeños bultos. 

Otros aspectos a destacar son las puertas traseras deslizantes con elevalunas eléctricos y el maletero con luneta trasera abrible. Por lo que se refiere a seguridad activa, el nuevo Berlingo incorpora tantos elementos como los turismos más modernos, con hasta 19 funciones de ayuda a la conducción: Aviso de Cambio Involuntario de Carril Activo, el Coffe Break Alert, el Reconocimiento de Señales de Tráfico, el Active Safety Brake (frenado de emergencia automático) y la Ayuda a la salida en pendiente (Hill Assist). Las versiones más equipadas añaden Head Up Display en color, regulador de velocidad con función Stop, freno de estacionamiento eléctrico, cámara con visión 180° Top Rear Vision, Grip Control con Hill Assist Descent o control de estabilidad de remolque. 

Texto: Enrique Marco (Ibercajamotor.com). Fotos: Enrique Marco y Citroen