Mazda comercilizará el nuevo CX-5 en mayo

El Mazda CX-5 ha vendido desde su lanzamiento en 2012 más de 1,5 millones de unidades, lo que supone un 25% de las ventas mundiales de la marca. Ahora, en el ecuador de la vida comercial de esta generación, recibe una nueva imagen con un frontal más dinámico y deportivo, mejores equipamientos y retoques en su interior; además de algunas evoluciones técnicas. 

El nuevo Mazda CX-5 quiere dar continuidad a este gran éxito, refinando todos los aspectos del enfoque de diseño y de la sofisticada tecnología SKYACTIV de Mazda. Es un vehículo más elegante y dinámico, que invita a los clientes de SUV a entrar en una nueva dimensión de placer de conducción. El hilo conductor del desarrollo ha sido un concepto de “robustez refinada”, con el que el nuevo Mazda CX-5 eleva la filosofía de diseño KODO - Alma del movimiento a nuevas cotas de sofisticación, con una personalidad dinámica muy característica, adaptada a las sensibilidades de los conductores de SUV.

Nueva sección delantera más tridimensional

Aparte de una evolución del diseño de la sección delantera, ahora más tridimensional, el objetivo para el nuevo CX-5 pasaba por crear una forma atrevida pero sencilla, evolucionada y elegante, en la que las líneas de acento se han minimizado y las transiciones entre las distintas superficies de la carrocería alteran el modo en que se refleja la luz. Para dar una visibilidad máxima a este efecto, Mazda ha desarrollado el nuevo color de carrocería Soul Red Crystal. Este tono constituye una evolución del popular Soul Red Premium Metallic, pero con un 20% más de brillo y un 50% más de profundidad, aproximadamente. El acabado de la pintura Soul Red Crystal alcanza niveles aún más sorprendentes de transparencia, y realza la belleza y la calidad de las formas dinámicas de la carrocería de inspiración KODO.

Equipamiento más amplio y tecnológico

Diseñado pensando en las personas, el nuevo Mazda CX-5 ofrece un puesto de conducción con una ergonomía insuperable y un habitáculo elegante, espacioso y de gran calidad, con una especial atención por los detalles que se aprecia en la selección de materiales y en el ajuste y los acabados de los componentes. 

Se han revisado a fondo los asientos delanteros y traseros, de modo que ofrezcan a sus ocupantes una mejor sujeción y más confort, retrasando aún más la aparición de la fatiga. Como novedad en Mazda se ha incorporado un portón trasero eléctrico, con mandos de apertura y cierre en el propio portón y en el panel de controles del conductor.  También se maneja desde el mando a distancia, que permite asimismo definir el grado de apertura del portón.
 
La nueva pantalla central de 7 pulgadas es la primera de Mazda que utiliza una conexión visual para unir el display LCD con el panel táctil, con el fin de eliminar reflejos y ofrecer una imagen más clara. El volante, de nuevo diseño, ofrece un agarre más cómodo. Incluso los retrovisores exteriores cuentan con una función de plegado automático que los recoge cuando se bloquean las puertas con el mando a distancia.

Se encuentran disponibles tres tapicerías interiores: tela negra y piel negra o blanca. Igualmente, un panel decorativo de nuevo desarrollo integrado en el salpicadero transmite al mismo tiempo la calidez de la madera y la fuerza del metal. El nuevo CX-5 está equipado con MZD Connect, el sofisticado sistema de conectividad móvil de Mazda, que integra de manera fluida redes sociales y radio a través de internet. El sistema de sonido de 10 altavoces, desarrollado con Bose especialmente para el nuevo Mazda CX-5, dispone de un amplificador digital de 8 canales y altavoces de agudos con cúpula de seda, montados en los pilares A para crear una claridad sonora más natural.

Motores y transmisiones

La gama de motores del nuevo Mazda CX-5 se compone del turbodiésel 2.2 l. SKYACTIV-D y las unidades de gasolina 2.0 l. SKYACTIV-G.  Todos ellos cumplen la norma de emisiones Euro 6. Se combinan con versiones revisadas de la transmisión manual SKYACTIV-MT y la automática SKYACTIV Drive, con tracción delantera o con el sistema de tracción total i-ACTIV de última generación de Mazda.

El motor turbodiésel SKYACTIV-D se beneficia de tres tecnologías innovadoras: High-Precision DE Boost Control, Natural Sound Smoother y Natural Sound Frequency Control. Gracias a ellas, Mazda ha mejorado la respuesta del motor y ha conseguido un funcionamiento más silencioso y mayor calidad de conducción.

Comportamiento dinámico

El comportamiento dinámico es el capítulo en el que resulta más evidente el desarrollo centrado en el ser humano de Mazda, basado en la fusión Jinba Ittai entre el conductor y su vehículo y en la filosofía de diseño de la marca.

Mazda ha hecho un especial esfuerzo para minimizar la rumorosidad en el habitáculo. En concreto, ha reducido sensiblemente el ruido de rodadura de baja frecuencia y el ruido de alta frecuencia aerodinámico y de los neumáticos. Como consecuencia, el interior del CX-5 es lo bastante silencioso como para que todos los ocupantes puedan mantener una conversación sin forzar la voz durante cualquier desplazamiento.